Padres o Nones.

Una hija...cuando es madre

Y cuando tu pequeña va creciendo, un buen día te sorprendes diciéndole las mismas frases y en el mismo tono y situación que lo hacía tu madre contigo.

 

Por: JUANA RODRÍGUEZ


“Hasta que no te ordenes el cuarto, no sales”, “abrígate por favor, que luego te resfrías”, “a mí me da igual lo que les dejen hacer a tus amigas, cada casa tiene sus normas”, “¿has hecho los deberes?”, “por favor hija, ten mucho cuidado y no te fíes… “, “no llegues tarde”

 

Las mismas frases en diferentes voces. Los mismos “sermones” ante los que era inevitable pensar aquello de “otra vez, qué pesadez” aunque solo contestáramos, “sí, mamá, no te preocupes”, o “no es justo, porque…”

 

Y pasan los años y llega un día en el que creces y te independizas. Aunque eso sí, el “abrígate”, “¿has comido?” o “ten mucho cuidado” continúan perennes.

 

Pero todo cambia cuando vives la experiencia más auténtica de tu vida: convertirte en mamá. Y conforme te cortan el cordón umbilical, se va extendiendo otro invisible y férreo hacia tu propia madre. Solo entonces vas comprendiendo ¡tantas cosas! Su amor incondicional, sus miedos, su orgullo, su protección… Para recuperarla con más fuerza que nunca, volviendo a ser el mismo ser imprescindible de cuando eras tan solo una cría.

 

Porque de niñas pensábamos que eran pura magia y conforme crecimos fuimos quitándoles méritos.

 

Hasta que la hija se convierte en madre. Y cuando tu pequeña va creciendo, un buen día te sorprendes diciéndole las mismas frases y en el mismo tono y situación que lo hacía tu madre contigo. Y es que madre, no hay más que una y de tal palo, tal astilla… Te quiero mamá

 deja tu comentario

Escribe tu comentario

Usuario:
Comentario:
Código:
Escribe aquí el código de seguridad:
Más noticias en Padresonones

© 2017 padres o nones | Todos los derechos reservados | Diseño Web | RSS