Padres o Nones.

Albaida: el universo de las marionetas

La localidad valenciana de Albaida esconde en sus calles un museo muy particular, dedicado a las marionetas, los muñecos de trapo que a lo largo de la historia se han encargado de dar vida a los cuentos ¿Quieres descubrirlos?

 

El Museo Internacional del Títere de Albaida propone un recorrido apasionante por la historia de las marionetas desde tiempos remotos. Un museo en el que parece que los los muñecos, como los protagonistas de la película de Toy Story, vayan a cobrar vida de repente y a ponerse a hablar.

 

Concebido en origen como un lugar en el que estudiar la evolución de los títeres, es también un museo en el que los niños pueden disfrutar descubriendo marionetas de todos los tipos, desde las más antiguas hasta las más modernas, de las más extravagantes hasta las más dulces.

 

El recorrido a través de las casi 300 marionetas expuestas propone un descubrimiento de diferentes culturas y tradiciones alrededor del mundo. Desde las más antiguas procedentes de África o Asia, hasta los más modernos Guiñoles de la televisión. Una forma de adentrarte en el mundo de la fantasía con tus hijos y descubrir esta manera de contar historias tan particular.

 

Al volver a casa podéis crear en familia vuestras marionetas y representar las historias que os inventéis.


Pero se puede aprovechar la visita a Albaida para descubrir otros lugares de interés de la provincia de Valencia

 

Una aventura por la montaña

 

En Santo Espíritu, una zona de parque natural situada en el municipio de Gilet a unos 40 kilómetros de Valencia, podemos hacer una “escalada” de montaña. El recorrido es muy fácil, por lo que los niños a partir de 6 ó 7 años ya son capaces de completar.

 

La zona está habilitada con un párking para dejar los coches, merenderos, cuartos de baño y además, tiene un parque infantil. Si nos decidimos a subir hasta la cruz que hay a lo alto del Ródeno de la Creu, nuestros hijos disfrutarán de una excursión estupenda que, aunque para los más pequeños suponga un esfuerzo, la recompensa al llegar arriba de la montaña y observar desde lo alto todo el camino andado es muy grata para ellos.

 

Lo ideal es comer en los merenderos que hay al pie de la montaña ya que arriba no hay sombras. Es una buena excursión para realizar un poco antes de que caiga la tarde (es importante que no se haga de noche mientras estamos arriba ya que podría dificultar la vuelta y ser peligroso). Entre la subida y la bajada hay cuatro kilómetros, una distancia muy asequible para toda la familia.


Para descubre más lugares para viajar con toda la familia pincha aquí

 deja tu comentario

Escribe tu comentario

Usuario:
Comentario:
Código:
Escribe aquí el código de seguridad:
Más noticias en Padresonones

© 2017 padres o nones | Todos los derechos reservados | Diseño Web | RSS