Padres o Nones.

Un estudio advierte que se está “hiperalimentando” a los niños con un exceso de proteínas

Casi un 96 por ciento de los menores de tres años consumen más proteínas de las que son aconsejables, según un estudio que alerta sobre la relación de este consumo con el sobrepreso. Según el estudio Alsalma 2.0 los menores sufren también exceso de

 
Desinformación y falta de tiempo. Estas pueden ser las principales causas de que hasta un 96 por ciento de los niños entre 7 meses y 3 años de edad consuman más proteínas de las recomendables. Una alimentación inadecuada que puede estar relacionada con el sobrepeso.


La alerta la ha dado el estudio Alsalma 2.0. realizado dentro del programa educacional “Alimentando la Salud del Mañana” de Danone Nutricia y llevado a cabo por 200 pediatras de España sobre 2.000 niños menores de 3 años, con el fin de poner en marcha los mecanismos necesarios para mejorar la nutrición en los primeros meses de vida de los niños.
El estudio ha observado que el aumento del 1 por ciento en la proporción de proteínas en el perfil calórico del niño ha supuesto un aumento del 0,029 kilos por metro cuadrado del Índice de Masa Corporal (IMC).


De la misma forma, entre las conclusiones más importantes del estudio destaca que la nutrición en los primeros mil días de vida del niño tiene un fuerte impacto en el riesgo de desarrollar sobrepeso y obesidad en los años y décadas posteriores.

 

En España estamos “hiperalimentando” y no necesariamente bien, "a los niños" según destaca Vicente Varea, uno de los autores del estudio y médico de la Sección de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición del Hospital Sant Joan Déu de Barcelona.

Algunas de las causas de por qué hay este exceso de proteínas tan elevado en los niños hasta 3 años pueden estar en las recomendaciones de los pediatras y en el poco tiempo que a veces hay en las casas para seguir una dieta adecuada.

En este sentido, los expertos señalan que aunque en el periodo de lactancia los aportes nutricionales de los niños están cubiertos, “las cosas empiezan a desviarse" cuando se empiezan a incorporar nuevos alimentos.

El doctor ha afirmado que esta investigación ha determinado otra serie de excesos y déficits en la alimentación de los niños menores de 3 años. "Los niños entre 7 y 12 meses tienen un exceso de vitamina A. En cambio, hay un déficit de ingesta de vitamina D en los niños entre 13 y 24 meses.

 

En esta misma línea, el médico de la unidad de Nutrición y Metabolopatías del Hospital La Fe de Valencia y otro de los autores del estudio, el doctor Jaime Dalmau, afirma que mantener la suplementación con vitamina D más allá del año de vida de los pequeños es "fundamental".

 

"Hace años se pensaba que el niño tenía que comer igual que el adulto, pero en menos cantidad. Hoy sabemos que no es así y que los niños tienen unas necesidades de macro y micronutrientes concretas. Una alimentación infantil óptima puede ayudar a prevenir enfermedades que se manifiestan en épocas más tardías", ha afirmado Dalmau. Además, ha indicado que "el niño no crece uniforme" y que los órganos también lo hacen a "distintas velocidades".

 

CONSULTA MÁS NOTICIAS RELACIONADAS CON ALIMENTACIÓN INFANTIL

 

 

 deja tu comentario

Escribe tu comentario

Usuario:
Comentario:
Código:
Escribe aquí el código de seguridad:
Más noticias en Padresonones

© 2017 padres o nones | Todos los derechos reservados | Diseño Web | RSS