Padres o Nones.

¿Hay que comprar a los niños todo lo que piden?

Vivimos en una sociedad consumista y casi sin darnos cuenta la mayoría de las veces comemos, compramos y hacemos lo que el marketing y los anuncios nos dictan. Una cultura a la que los niños no son ajenos

Desde bien pequeños los niños se han criado rodeados de regalos, tienen más juguetes de los que pueden utilizar y piden que les compren productos que no necesitan.


En medio de una crisis económica y con la publicidad bombardeando desde todos los frentes, este es un buen momento para que las familias se plenteen si realmente están educando a sus hijos en el consumo y si sabemos comprar libre e inteligentemente.

 

Los consumidores más pequeños se ven rodeados continuamente de un sinfín de ofertas de cosas que no necesita y que ellos piden a sus padres, y en muchas ocasiones, es muy difícil no ceder. En ello han influido las empresas que directamente se dirigen a los niños con anuncios que dejan fuera a los adultos. Ante esto, las familias deben educarlos adecuadamente para conseguir que sean capaces de no dejarse manipular ante los constantes estímulos de compra.

 

Cuando son pequeños es más fácil, pero en la adolescencia los hijos "contraatacan" y acusan a sus padres de ser unos antiguos y de no "entender" que ellos necesitan más cosas.
 

Pero no hay que dejarse engañar, los estudios revelan que los niños del siglo XXI están atrapados en una cultura del consumo y aunque tienen de todo parecen menos felices y se gustan menos que los niños de generaciones anteriores.


Quizá sea por un desequilibrio entre lo que se necesita y lo que se desea comprar, o tal vez sea al contrario, al ser menos felices desean comprar más buscando en los objetos materiales ese bienestar del que no disfrutan.

 

Sea como sea, cualquier momento es bueno para enseñar a los más pequeños de la casa a valorar las cosas, a diferenciar entre necesidad y capricho y a aprender sobre el consumo racional.
 

Algunos consejos pueden ser útiles a los padres a la hora de plantar cara a la sociedad de consumo.

El primero, hay que evitar comentarios valorando a las personas por lo que tienen y alabando su ropa o su coche, ya que el niño llegará a la conclusión de que cuanto más se tenga o mejor sean las cosas, más se les valora.

 

También hay que limitar el tiempo que sus hijos ven la tele, ya que en la programación se incluyen gran cantidad de anuncios. Para ello, una opción es grabar los programas que quieran y eliminar la publicidad.

 

Cuando un hijo exije un producto de marca o algo que realmente los padres no crean que necesita, no hay que limitarse a negárselo, sino que se le debe explicar por qué no se puede comprar ese producto en concreto. Hay que darle argumentos y enseñarles a diferenciar lo que desean de lo que verdaderamente necesitan y a evitar caer en la trampa de la publicidad, aunque eso a veces les haga sentirse diferentes de sus amigos, a una edad en la que necesitan sabar que forman parte del grupo.


También hay que hacer que se den cuenta que no es lo mismo comprarse un objeto caro o un capricho de vez en cuando, o como un regalo por algo que han hecho, que gastar dinero constantemente en objetos innecesarios.

 

Tampoco está de más fomentar en los jóvenes la lectura del etiquetado nutritivo de los productos de alimentación para enseñar a comprar de forma inteligente o enseñarles lo que es el comercio justo.

 

Pr último, no hay que olvidar que organizar propuestas y actividades para toda la familia y en las que participen los niños puede crear un entramado de estabilidad y seguridad afectiva que permite que, a pesar de tantos mensajes de compra lanzados desde todos los ámbitos, los más jóvenes puedan diferenciar lo que desean de lo que verdaderamente necesitan!!

 

Y sobre todo... no te olvides de educar con el ejemplo


Acuérdate de...

 

- Evitar que vean demasiados anuncios
 

 - No hacer juicios de valor de otras personas valorando las cosas que tienen
 

 - Ayudarles a diferenciar lo que necesitan de los caprichos

 

 -Eseñarles a leer las etiquetas
 

 - Explicarles lo que es el comercio justo

 

 - Procurar no acudir a grandes superficies en días de aglomeraciones, ya que dificulta un consumo organizado.
 

 - Educar con el ejemplo


ARTÍCULO ELABORADOS CON EL ASESORAMIENTO DE MAR SÁNCHEZ MARCHORI, DIRECTORA DE MSM PEDAGOGÍA CREATIVA

 2 comentarios

Escribe tu comentario

Usuario:
Comentario:
Código:
Escribe aquí el código de seguridad:
Más noticias en Padresonones

© 2017 padres o nones | Todos los derechos reservados | Diseño Web | RSS