Padres o Nones.

Turista por un día

Redescubre tu ciudad recorriéndola en familia con el bus turístico

Cuando viajamos a una ciudad recorremos palmo a palmo su centro histórico, entramos en sus museos, conocemos los pormenores de su historia, aprendemos aquellas peculiaridades que la hacen diferente o especial e incluso si se tercia nos animamos a sumarnos a algún “tour” en concreto que nos ayude a adentrarnos un poco más en la idiosincrasia del lugar que hemos decidido visitar. Si al deshacer maletas, una vez en casa, comparáramos lo que hemos recorrido y aprendido en una semana con lo que de nuestra propia ciudad sabemos, se puede dar la paradoja de que nuestra tierra salga perdiendo. Suele pasar. A fin de cuentas, lo más cercano y cotidiano no es siempre lo que mejor conocemos.

 

Por eso te proponemos convertirte en turista por un día y redescubrir esa ciudad en la que vives tu día a día. Es tan fácil como ir a la Oficina Turística más cercana y solicitar los folletos que tengan sobre ella, incluyendo todo tipo de rutas muchas de las cuáles ya están preparadas para realizarlas en familia. También puedes consultar por Internet a través de la página web de la oficina o del propio ayuntamiento.

 

El álbum de fotos de tu ciudad

 

En ese sentido, el bus turístico de dos pisos, la mayoría de las veces rojo a imagen y semejanza de la ya desaparecida flota urbana londinense, es sin duda alguna un gran plan. La mayoría de las grandes ciudades españolas disponen de ellos y estamos acostumbrados a verlos pasar repletos de turistas cámara en mano. Seguro que si les dices a tus hijos de pasar un día en ellos ¡aceptarán encantados! Puedes proponerles que entre todos vais a tomar fotos para una vez elegidas las mejores, hacer un álbum de fotos de la ciudad para “elevarla” a la categoría de todas aquellas que habéis visitado, disfrutado y fotografiado juntos en vuestros viajes.

 

Normalmente funcionan con un ticket que dura 24 horas, cuyo precio varía de una ciudad a otra (el precio medio es de 15 euros), y en el que los niños menores de seis años suelen viajan gratis, y los mayores de siete pagando la mitad. Además hay descuentos por grupos, para escolares y para los residentes, que sería el caso de nuestra propuesta, mostrando el DNI que acredite que los somos.

 

Disponen de una audición o guía sobre los lugares más emblemáticos que recorremos y se puede empezar la ruta en diferentes paradas. Durante el recorrido podemos subir y bajar cuantas veces deseemos para completar la visita con los diferentes itinerarios a pie propuestos. También cambiar de ruta si hay más de un autobús temático. Cuentan un plano guía con todas las paradas, la frecuencia de su paso por cada una de ellas, y en ocasiones, con descuentos para los establecimientos que encontraremos a nuestro paso.

 

Una oportunidad única para ver la ciudad horizontal y verticalmente desde el segundo piso del bus sin techo, entrar en ese museo por el que tantas veces hemos pasado sin entrar, fotografiarnos frente al monumento más emblemático, detenernos y mirar con detenimiento el edificio sobre el que pasamos sin apreciarlo, conocer el origen del parque en el que tantas veces hemos jugado, el pasado de la gran avenida por la que solemos transitar y toda la historia y el arte que encierra nuestra cotidianidad para, en definitiva, redescubrir nuestra ciudad mirándola con otros ojos.


 

 1 comentarios

Escribe tu comentario

Usuario:
Comentario:
Código:
Escribe aquí el código de seguridad:
Más noticias en Padresonones

© 2017 padres o nones | Todos los derechos reservados | Diseño Web | RSS