Padres o Nones.

¡No quemes las vitaminas!

Si no conservamos y cocinamos apropiadamente los alimentos podemos perder sus beneficios para la salud

Conservar y cocinar apropiadamente los alimentos ricos en vitaminas y minerales son pasos claves a la hora de garantizar el proceso de una dieta saludable.De hecho, cada vez más y con la mejor de las intenciones, nos preocupamos por vestir nuestra mesa de dietas saludables y equilibradas. Y conocedores de las bonanzas de los distintos alimentos, apostamos por ellos para conseguir que nuestra familia coma bien y viva mejor.

 

Pero muchas veces, sin darnos cuenta, interrumpimos el proceso en el trayecto del mercado a la mesa al no conservar y cocinar apropiadamente estos alimentos. Conocer y saber cómo cocinar los productos más saludables son elementos claves para que nuestro objetivo nutricional llegue a buen puerto.

 

Todos sabemos que las vitaminas A, B1, B2, B3, C son necesarias para que el cuerpo y la mente funcionen a pleno rendimiento y están presentes sobre todo en frutas, verduras, pescados, lácteos, huevos y carnes. Pero además de incluir estos alimentos de forma equilibrada en nuestro menú cotidiano es importante saber cómo almacenarlos y cocinarlos para que combatir a sus principales enemigos: el tiempo, la luz, el aire y el calor.


Agua y calor


Mantener a remojo, lavar por mucho tiempo y pelar excesivamente las frutas y verduras mermará sus vitaminas. Lo mismo ocurre si prolongamos su cocción y usamos demasiada agua para cocinarlas. De ahí que si no se ingieren crudas, cocinar al vapor y en la olla a presión sean dos de las mejores opciones.
Si optamos por hervir las verduras, para aprovechar los nutrientes que eliminan usaremos el agua sobrante para hacer sopas.
 

Evitar almacenar alimentos frescos es otra de las garantías, así como no romper la cadena de frío de los productos congelados. Es mejor congelar un alimento hecho en casa que la calidad de los precocinados industriales, siempre que recordemos dejarla enfriar antes de introducirla en un “taper”, cerrarlo herméticamente y llevarlo rápidamente al punto máximo de congelación. No se deben formar cristales de hielo por encima ni por dentro del producto congelado.
 

Conviene tener en cuenta, que las verduras de hojas verdes cuentan con más vitaminas que las de hojas blancas; lo mismo ocurre con la fruta entera preferible a su zumo. Si optamos por el zumo, hay que tomarlo en el momento de exprimirlo. Cuanto menos tiempo pase entre la elaboración de platos con frutas y verduras, mejor para nuestro organismo.
 

Abrir lo mínimo la nevera para evitar la luz y el calor, y recalentar también lo mínimo los platos para evitar destruir los nutrientes, son claves para nuestro propósito. En este sentido, cabe destacar que los expertos aconsejan utilizar “pirex” como menaje para cocinar en microondas, al ser éste un material de cristal que no “intercambia” materia con los alimentos que se cocinan. Se debe evitar el plástico pues por su naturaleza suda y puede transmitir sustancias tóxicas.

Se trata en definitiva de intentar calentar, manipular, remover y remojar lo menos posible los alimentos para así conservar el contenido vitamínico del que hacen gala y que nos han llevado a elegirlos con el objetivo de diseñar un menú familiar saludable y equilibrado.
 

 deja tu comentario

Escribe tu comentario

Usuario:
Comentario:
Código:
Escribe aquí el código de seguridad:
Más noticias en Padresonones

© 2017 padres o nones | Todos los derechos reservados | Diseño Web | RSS