Padres o Nones.

Ayúdale a estudiar mejor

Pequeños hábitos y trucos pueden mejorar la concentración a la hora de estudiar y permiten mejorar el rendimiento

Aprender a estudiar puede ser tan importante como el contenido de lo que se aprenda, ya que los hábitos de estudio que se adquieren de niños pueden no sólo ayudarnos ahora sino también en el futuro.

 

El horario y el lugar influyen a la hora de crear hábitos y repercuten en el rendimiento final del tiempo que se pasa ante los libros. No hay que olvidar que la familia, las pequeñas preocupaciones y tensiones por las que atraviesa el alumno se pueden ver reflejadas en los resultado, ya que la motivación y la capacidad de aprendizaje se resienten cuando falta equilibrio personal, según destacan los pedagogos, que recuerdan que muchas de las dificultades de aprendizaje que tienen los alumnos se deben a problemas de concentración.
 
La importancia de la organización del estudio personal no es sólo una cuestión de eficacia, mayor rendimiento con menor esfuerzo, sino también de habituación. Para obtener buenos resultados es importante que el alumno confeccione su propio horario, fijando cuando comienza y cuando termina su trabajo personal.
 
Para mejorar el rendimiento se puede empezar por aquellas asignaturas que requieran menor esfuerzo o sean más agradables y continuar con las materias que resultan más difíciles o las más duras, para terminar con las que sean más fáciles.
 
Si quieres ayudar a tu hijo proponle que sigua los siguientes pasos.
 
1.-Tener un lugar de estudio, cómodo y con buena luz, donde se eviten las cosas que puedan distraer la atención.
 
2.- Dar primero una lectura rápida de la lección, con la finalidad de conocer el contenido general del tema, la extensión del mismo y los apartados de que consta.
 
3.-Después una lectura comprensiva, es decir deteniéndose en cada apartado o pregunta.
 
4.-Conviene subrayar las palabras o frases que sean más importantes para comprender cada apartado, evitando los excesos o defectos del subrayado.
 
5.-Realizar un esquema de la lección ajustándolo a los títulos de los apartados, preguntarse y contestarse sobre el esquema y realizar relecturas de repaso para fijar lo estudiado puede facilitar el estudio.
 
6.-Memorizar la materia estructurándola, para darle más sentido y ayudar a enlazar un tema con otro
 
7.-Repasar lo aprendido
 
Asimismo, hay que diferenciar la lectura rápida que se realiza a modo de rastreo con el fin de tener una visión general de lo leído, de la reflexiva, cuando se tiende a conseguir una información determinada, la lectura de repaso, en la que se lee sólo lo fundamental, y la lectura de distracción.
 
En cuanto al subrayado es una técnica muy sencilla en su presentación pero difícil de dominar, cuya finalidad es sintetizar lo fundamental y que además luego nos ayuda también a recordar.
 
De la misma forma, hay que incidir en que hacer esquemas y resúmenes no es una pérdida de tiempo, ya permiten al estudiante estructurar la información.
 
Por último, a la hora de memorizar estructurar la materia, conociendo la relación entre unas partes y otras, estudiar de forma activa recurriendo al subrayado y los esquemas, no cumular las horas que se han de dedicar a memorizar y no olvidar que lo aprendido se retiene por entero sólo durante un periodo de tiempo relativamente breve, tras lo cual comienza a actuar el olvido, por lo que se hace necesario incrementar los repasos.
 
 2 comentarios

Escribe tu comentario

Usuario:
Comentario:
Código:
Escribe aquí el código de seguridad:
Más noticias en Padresonones

© 2017 padres o nones | Todos los derechos reservados | Diseño Web | RSS