Padres o Nones.

¿Está siendo víctima de acoso escolar?

¿Tiene cambios de humor, se siente triste e irritable, sufre alteraciones de sueño o suele perder cosas en el colegio o instituto, no quiere ir a clase y se niega a que le acompañes o le vayas a recoger? Más allá de los comportamientos propios de la

 

En los últimos años el acoso escolar se ha colado en la vida de los estudiantes. Casi un dos por ciento de los escolares ha sido víctima de alguna situación de bullying y aunque no todos los casos son graves, para los niños que lo viven ir a clase puede convertirse en una situación muy dura y los padres en muchas ocasiones no saben cómo detectarlo ni cómo ayudarles.

 

Algunas de las señales de alerta pueden confundirse con los síntomas propios de la edad, como son cambios de humor, irritabilidad, malas contestaciones en casa, apatía, bajo rendimiento académico o falta de interés por organizar actividades con sus compañeros, pero hay que estar alerta e intentar averiguar qué se esconde realmente detrás de ese comportamiento.

 

Para frenar el acoso escolar o bullyng primero hay que detectarlo, algo que no siempre es fácil ya que los hijos no suelen ser muy comunicativos con los adultos y además no quieren convertirse en chivatos, ya que piensan que eso agravaría su situación.

 

¿Qué pueden hacer los padres?
 

En primer lugar se debe proporcionar un ambiente de confianza para que el adolescente se sienta cómodo para contar lo que le pasa y denunciar al agresor. Es importante transmitir al niño seguridad, para que sepa sin lugar a duda que se le cree y se le apoya. Es importante también reforzar su autoestima, mostrarle afecto y, si es necesario, buscar ayuda de un profesional

 

¿Son cosas de niños?

Muchos padres se preguntan si realmente es algo grave o si son peleas habituales en el ámbito escolar que tienen que aprender a solucionar solos. Pero hay que tener en cuenta que cuando se habla de acoso se habla de una situación grave, ya que supone una conducta violenta, psicológica o física, reiterada.

 

Los niños con más riesgo de ser víctimas del acoso son aquellos que tienen baja autoestima, tímidos, introvertidos y con dificultades para relacionarse con sus compañeros. No se sienten fuertes para enfrentarse a su agresor y el miedo les impide denunciar los hechos.

 

Frente a lo que se pueda pensar es el maltrato psicológico el que deja más huella en la víctima, dando lugar a secuelas que van desde las alteraciones de la conducta hasta bloqueos emocionales.

 

Por su parte, el maltratador o acosador suele estar bastante bien definido. Se trata de jóvenes sin empatía y paradógicamente sufren también baja autoestima, lo que les lleva a utilizar la violencia para conseguir un protagonismo que no obtienen de otro modo. Son niños que también demandan ayuda, ya que se les debe reforzar valores como el compañerismo, el respeto, la paciencia y el afecto, tanto en casa como en el colegio.

 

Los padres deben hablar con ellos, propiciando un ambiente de confianza pero poniendo en claro que conocen la conducta agresiva que tienen en el colegio y estableciendo consecuencias en caso de que continúe agrediendo a compañeros. En algunos casos es necesario buscar la ayuda de un profesional para modificar esta conducta.


 

Cuando un padre detecta que puede estar ocurriendo un caso de acoso debe avisar al colegio, pero la educación y el ejemplo en casa es fundamental para evitar que un hijo sea víctima de una situación de violencia en la escuela o para ayudar a atajarla, así como para evitar que un niño sea agresor.
Mantener la comunicación, dar ejemplo, reflexionar de forma conjunta sobre la violencia, conocer a los amigos de los hijos y estar en contacto con los padres, evitar la sobreprotección y establecer unos límites claros, son la mejor forma de prevenir el acoso.

 

¿Se acosa también a niños pequeños?

El acoso no siempre se produce durante la adolescencia. La mayoría de las situaciones ocurren entre niños de 10 a 14 años, pero entre los 13 y 15 es cuando los casos son más graves.
También los niños más pequeños sufren acoso, tanto verbal como psíquico, por parte de sus compañeros, incluso en la guardería.


Atención a estas señales si perduran en el tiempo
 

-Tiene cambios de humor.
 

-Se siente triste o llora sin motivo aparente
 

-Sufre trastornos del sueño y pesadillas
 

-Cambios en el apetito.
 

-Le suele doler el estómago o la cabeza
 

-Pierde frecuentemente objetos personales y escolares
 

-Oculta algún arañazo o herida.
 

-No quiere ir a clase o participar en actividades extraescolares
 

-Aparición frecuente e inexplicable de moretones, rasguños u otras heridas.

 

¿Qué hacer?
 

-Favorecer el diálogo en casa, habla con tu hijo, eso implica que le escuches cuando viene a contarte algo, aunque no sea el mejor momento, ya que puede ser la única vez que se abra.
 

-Conocer a sus amigos y a los padres
 

-Hablar con los profesores ante la señales de alarma
 

-Si no sabes que hacer busca ayuda de un especialista


Cyberbulling: acosados a través de internet

 

Los adolescentes pueden también ser amenazados, acosados o humillados en internet e, incluso, por teléfono móvil.
 

Aunque es una situación dolorosa, procura mantener la relación con tu hijo lo más cercana posible.
 

Cada vez se registran más mensajes de acoso a través de la mensajería instantánea como el chat o el Messenger. Se trata de acoso psicológico con comentarios ofensivos en blogs, envío de imágenes a través de email y teléfonos móviles. Incluso se dan casos de envío de códigos maliciosos y virus al email de la víctima, así como correos basura o pornográficos y suplantación de identidad.
 

En ocasiones el acosador asume la identidad de la víctima en internet y comete actos delictivos o que denigran la imagen del acosado.
 

A pesar de todo, la mayor parte de casos se limitan a envíos amenazantes de mensajes en chats y foros o el robo de contraseñas e identidad en cuentas de correo electrónico.
 

Ante estas situaciones, consulta a un profesional y denúncialo si es necesario.

 

Artículo elaborados con el asesoramiento de MAR SÁNCHEZ MARCHORI,
directora del Instituto Valenciano de Pedagogía Creativa


 

 27 comentarios

Comentarios:

  Dice ser "margarita quintero"  
viernes, 20 de enero de 2017, 01:44

tengo un nieto de 8 años que ha tenido muchos problemas familiares de esto ese niño el año anterior fue como una bomba de tiempo fue muy agresivo el colegio poca ayuda dio con la comprension a el niño va para cuarto y ahora me le niegan el cupo el niño esta mal quiere seguir estudiando alli pues ahi esta su hermanito menor y aunque el haya sido un niño problema no creo justo lo que le esta haciendo que puedo hacer adonde puedo acudir a quien acudir muchas gracias


Escribe tu comentario

Usuario:
Comentario:
Código:
Escribe aquí el código de seguridad:
Más noticias en Padresonones

© 2017 padres o nones | Todos los derechos reservados | Diseño Web | RSS